Posts Tagged ‘ amor ’

Dios, fe, religión… sexo, amor, matrimonio.

Revisando mi actual sistema de valores (únicamente válido para mí, aclaro), he detectado un paralelismo entre seis conceptos, dos a dos. Me explico:

Para empezar, creo que Dios es a la religión lo que el sexo al matrimonio. Y veo la fe del mismo modo que veo el amor.

El concepto de Dios es algo que pertenece a la esfera privada de cada uno. Cada persona tiene (o no) su propio concepto de Dios, y libre es de compartirlo con los demás, o quedárselo. Dicho concepto proviene de algo natural en el ser humano, como es la espiritualidad. El preguntarse sobre conceptos más allá del mundo físico. La religión se ha encargado de coger ese concepto, manipularlo, retorcerlo y utilizarlo para el control de las personas. Hablo de religión en abstracto. Puedo definirla (definición mía, probablemente inexacta) como el conjunto de normas institucionalizadas que rigen un determinado culto. Y podemos centrarnos en las religiones monoteistas organizadas, que son las que tienen más influencia en la sociedad occidental actual.

En cuanto a la fe, me parece un concepto abstracto que exige unas determinadas cualidades que yo no tengo. Aceptar algo sin la menor evidencia de su veracidad, para empezar. Delegar en un ser supremo, eterno e infalible ciertas acciones que podrían depender exclusivamente de nosotros, también. La religión usa este concepto como piedra angular de su credo, sin el cual, no tendría sentido. Y lo demuestra en una serie de actos litúrgicos que tienen a Dios como objetivo de culto, o excusa.

Partiendo de esa base:

  1. No creo en ningún tipo de ser sobrenatural. De hecho, no creo en absolutamente nada. Creer implica aceptar que algo es verdad sin ninguna prueba. No puedo.
  2. Rechazo totalmente cualquier religión, y creo que su existencia es uno de los mayores errores de la Historia de la Humanidad. También creo que evolucionaremos realmente como especie cuando nos libremos de la religión.
  3. La fe me parece algo que es muy útil para algunas personas, pero para mí no tiene sentido ninguno. Creo que solo es un recurso de la mente para obtener ciertas cosas.

Vamos ahora con el paralelismo:

La sexualidad es algo que pertenece a la esfera privada de cada uno. Cada persona tiene (o no) su propia sexualidad y es libre de compartirla con los demás, o quedársela para si misma. Proviene de algo natural en el ser humano, como es la necesidad de perdurar. El hacer que tu genética se extienda a lo largo del tiempo y del espacio. El matrimonio se ha encargado de coger ese concepto, manipularlo, retorcerlo y utilizarlo para el control de las personas. Hablo de matrimonio en abstracto. Puedo definirlo (definición mía, probablemente inexacta) como la unión civil o religiosa entre dos personas, que se reconocen como parejas a ojos de la ley (o de algún tipo de dios). Y podemos centrarnos en los matrimonios civiles o por alguna iglesia de religión derivada del Cristianismo, que son los que tienen más influencia en la sociedad occidental actual.

En cuanto al amor, me parece un concepto abstracto que exige unas determinadas cualidades que yo no tengo. Aceptar algo sin la menor evidencia de su veracidad, para empezar. Delegar en algo supremo, eterno e infalible ciertas acciones que podrían depender exclusivamente de nosotros, también. El matrimonio usa este concepto como piedra angular de su credo, sin el cual, no tendría sentido. Y lo demuestra con el acto sexual orientado a la procreación.

Y también, partiendo de esa base:

  1. No creo que la sexualidad sea algo que todos vivimos de la misma manera, ni deba ser objeto de institucionalización de ningún tipo.
  2. No me gusta el concepto de matrimonio. Le veo sentido dentro de un contexto civil, para poder obtener ciertos derechos para ti o tu descendencia que, de otra manera, no tendrían. Creo que, en un futuro que espero que no sea distópico, el concepto de matrimonio que hoy conocemos no existirá. Y eso no significará que la gente no se siga uniendo o teniendo hijos.
  3. El amor me parece algo absurdo e inexistente. Lo que se entiende como amor para mí no es más que la concatenación en el tiempo de enamoramiento + cariño + necesidad de compañía. El enamoramiento es un truco del cerebro para que nos unamos a otras personas el tiempo suficiente como para tener descendencia, como dicta nuestro instinto. Cuando éste desaparece, nos une un sentimiento hacia la otra persona, producto de la convivencia prolongada (el cariño, vaya, suene como suene). Por último, no queremos envejecer y morir solos, de manera que seguimos manteniendo el vínculo, aunque otros sentimientos se hayan debilitado.

¿Frío? Posiblemente. Pero ya he dicho que no creo en absolutamente nada. Y en cualquier caso, entender algo no hace que sea más feo. ¿Es menos un enamoramiento cuando sabes que solo consiste en una serie de reacciones químicas? Pues no, sentirte te sientes igual. Pero si encima sabes lo que pasa por debajo, es más satisfactorio. Al menos para mí.

Anuncios