V, el regreso de los lagartos

Está a punto de terminar la segunda temporada de V, la secuela de la mítica serie de los marcianos devoradores de lagartos. En esta ocasión será la agente del FBI Erica Evans (Elizabeth Mitchell, la inolvidable Juliet de Lost) la encargada de detener a la nueva reina de los visitantes, Anna (una espectacular Morena Baccarin).

No voy a contar más del argumento, porque puede encontrarse abundante información sobre el mismo en cualquier página dedicada a las series, como Todo Series. Me voy a limitar a comentar algunas cosas que me llaman la atención:

V es una serie de personajes. El reparto es bastante coral, y ninguno de ellos lleva la mayor parte del peso. Las alianzas y traiciones son el alimento de cada uno de los capítulos. Siendo así, me llama la atención que algunos personajes estén tan bien dibujados, como Chad Decker, y otros tan desaprovechados, como el Padre Jack Landry.

Chad es un personaje clave, que cuenta con la confianza de ambos bandos, teniendo que caminar sobre la cuerda floja y tomar decisiones realmente importantes en cuestión de segundos. Sus decisiones son perfectamente entendibles y siguen tanto la lógica de la serie como la coherencia del personaje. Un impecable trabajo de guión.

Jack Landry, en cambio, es una constante decepción. No sabemos demasiado sobre su pasado militar, pero sí lo suficiente como para desear que eso influya en su comportamiento, y veamos qué es lo que le motivó a dejar los cuerpos de élite para dedicarse al Cuerpo de Cristo. Es como una bomba a punto de explotar, que nunca termina de hacerlo. Un tigre enjaulado que se limita a tirar para donde le lleve el viento en cada momento, y que podría dar muchísimo más juego del que da. Muy flojo.

Por otro lado, algo que me resulta muy molesto es el hecho de que los visitantes hablen constantemente entre ellos de cosas que ya saben. La intención es que el espectador conozca sus planes, pero un personaje debe hablar por sus acciones, no explicarlas. La mayor parte de los parlamentos de Anna son para decir “ahora que ya hemos conseguido esto y esto vamos a llevar a cabo nuestro plan para conseguir esto otro”. Resulta bastante ridículo, y me parece un fallo muy gordo de guión. Por no hablar de que siempre que aparece Anna en escena está mirando atentamente a ningún sitio. Se pretende dar la impresión de que está constantemente maquinando nuevos planes, pero la verdad es que se la ve muy perdida. La actriz, y el personaje, dan para mucho más.

Por último, un par de detalles chorras:

  • Los visitantes hablan entre ellos en inglés. Absurdo. Y más cuando Anna da sus comunicados a la Humanidad en la lengua materna de cada país (se la ha visto hablar en español, italiano, chino, inglés, etc.). Se ve que los guionistas pensaron que eso de tener que estar doblando a la mitad del reparto en un idioma inventado era demasiado trabajo. Y sí, ya sé que la serie original también hacía lo mismo.
  • En prácticamente todos los capítulos hay un mismo plano de Anna, que no sé qué sentido tiene. Se trata de un plano picado, desde una altura aproximada de 2.5 metros. ¿Es una especie de guiño del realizador, una apuesta friki? No le veo sentido.

En resumen, que es una serie entretenida, pero algo regulera, en mi opinión. Seguiré viéndola por inercia, porque algunos personajes me encantan y por curiosidad, pero es bastante inferior a algunas otras series actuales.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: